Como un gran logro que no se esperaba y que sirve como ejemplo de superación, ve Luz María Gutiérrez - encargada de producción del vivero central Valle del Itata de la empresa Agromen- haber sido una de las 3 personas y empresas que este año fueron destacadas por su significativo aporte al sector forestal, durante la ceremonia inaugural de la Decimoséptima Feria Internacional Forestal, Celulosa y Papel – EXPOCORMA 2013, desarrollada recientemente en la Región del Biobío.

Luz María, de 51 años, dice que sus logros son fruto del esfuerzo y perseverancia al que se ha visto enfrentada desde pequeña, ya que por ser hija de padre jornalero, madre dueña de casa y la mayor de ocho hermanos, cuando tenía 14 años, tuvo que suspender sus estudios para apoyar económicamente a sus padres. Sin embargo, lejos de desmotivarse, decidió salir adelante y esforzarse cada día más.

Se ve obligada a sus pender sus estudios, no obstante llegó a ser la encargada de Producción del vivero ¿cómo lo logró?

Con mucho esfuerzo y estudiando. Cuando yo tenía 29 años, ingresé como temporera a un vivero forestal que fue comprado por Agromen, fui contratada como viverista permanente y ahí me acogí al programa de incentivos de la empresa para completar la enseñanza media. El 2002 comencé a viajar a clases vespertinas, logré completar mi educación y ahí fui ascendida a encargada de control fitosanitario. El 2007 fui nombrada la encargada de producción del vivero Central Valle del Itata en la Región del Biobío

¿En qué consiste este desafío?

Tengo la responsabilidad de la producción de 10 millones de plantas al año y bajo mi supervisión a más de 70 trabajadores tanto permanentes como temporales. Además, el año pasado también me nombraron encargada de los terrenos forestales del predio.

Y por segunda vez en un año, es reconocida públicamente por sus méritos ¿qué significa esto para usted?

Me quedé sin palabras, primero me reconoció CORMA y ahora soy una de los tres destacados en Expocorma, junto al Profesor de Educación General Básica de la Escuela Fresia Graciela Müller Ruiz, Jorge Guzmán y a la empresa de origen coreano Eagon Lautaro S.A., orientada a la fabricación de láminas de madera para exportación.

Para mí todos estos logros son una gran sorpresa, dos reconocimientos en un año, son un respaldo de que estamos trabajando bien y que todo esfuerzo tiene su recompensa.

¿Cuáles desafíos le quedan por cumplir?

Quiero seguir aportando, por eso una vez por semana viajo a Chillán a un curso de computación de nivel avanzado y con mi marido, también prestamos servicios de transporte a niños de escuelas y al personal del vivero.